Principios

Principios Orientadores

  1. Libre acceso a la Administración Pública, de las personas que cumplan los requisitos oficiales.
  2. Igualdad de oportunidades a las personas idóneas interesadas en el ingreso a la Administración, su permanencia en la misma, y su promoción y desarrollo como servidores de carrera, al margen de privilegios y discriminaciones de cualquier índole.

  3. Mérito de formación, trabajo rendido y conducta observada, como exigencia esencial para ingresar al servicio público, permanecer y desarrollarse en el mismo.

  4. Objetividad en todas las fases de la gestión de los recursos humanos del Estado, a fin de lograr acciones imparciales y equitativas, tanto internas como externas.

  5. Justicia en la distribución del trabajo de cada unidad, lo mismo que en la compensación de quienes lo realizan.

  6. Humanización del trabajo, con vista a su democratización y dignificación.
  7. Legalidad de los actos públicos, en el sentido de estricto cumplimiento de todas las normas vigentes, por todos los ciudadanos relacionados con el sistema de Servicio Civil y Carrera Administrativa, desde cualquier posición que ocupen.

Valores Inherentes a la Misión Institucional

  1. Eficacia de la Administración Pública a partir de la eficiencia de sus servidores, en favor de la sociedad nacional.
  2. Idoneidad de los servidores públicos, representada por su formación, experiencia de trabajo, conducta general y dedicación a los deberes y tareas de sus respectivos cargos o funciones.

  3. Honestidad en el manejo de los asuntos estatales, representada en la diafanidad, transparencia o pulcritud de las actuaciones individuales y colectivas.

  4. Lealtad a los altos fines institucionales, por encima de intereses parciales o individuales.

  5. Transparencia, en términos de diligente y exacta rendición de cuentas al pueblo, en forma periódica y meticulosa, con el fin de que éste conozca la forma en que se utilizan los fondos y bienes públicos.

  6. Correcto ejercicio de la autoridad y la responsabilidad, que se traduzca en crecimiento institucional y en un real estado de derecho en la Administración Pública y en toda la sociedad nacional.

  7. Trabajo en forma de equipo, como garantía de plena vigencia de los demás principios y valores de la administración del personal de las entidades públicas.