SANTO DOMINGO: El Ministerio de Administración Pública (MAP) inició las jornadas de inducción para orientar a sus empleados de nuevo ingreso sobre los trabajos que desarrolla la institución, con el propósito de que estén mejor informados para llevar a cabo sus funciones.

La actividad fue encabezada por el Ministro de Administración Pública, licenciado Darío Castillo Lugo, con la participación de los viceministros que fueron recientemente juramentados y técnicos del MAP.

Al hacer uso de la palabra, Castillo Lugo explicó que las jornadas de orientación a lo interno de la institución tienen como objetivo “que los nuevos servidores conozcan las principales acciones que se han puesto en marcha, los proyectos estratégicos, compromisos vigentes y las funciones generales de las diferentes direcciones o departamentos”.

En las jornadas de orientación institucional, el nuevo personal del MAP conocerá acerca de la contribución de cada área del Ministerio al plan estratégico institucional, los avances en resultados del plan operativo anual y el estado de cumplimiento de las normas que rigen la administración pública como son las de función pública,  transparencia, control interno, compras públicas, gobierno electrónico, entre otras.

La inducción, que se extenderá hasta el próximo 25 de agosto, se realiza de manera presencial respetando los protocolos establecidos para evitar el contagio por coronavirus.

SANTO DOMINGO. El titular del Ministerio de Administración Pública (MAP), Darío Castillo Lugo, informó que está en un proceso de identificación de las personas que cobran sin trabajar en las instituciones gubernamentales y las que se han idemnizado indebidamente para que tengan que devolver ese dinero al Estado.

El funcionario formuló sus consideraciones al participar en una entrevista en el programa de radio “Cuentas Claras”, que dirige el periodista José Monegro, en el que calificó como una tragedia y una barbaridad de la Administración Pública Dominicana el que una gran cantidad de personas reciban en sus casas miles de dólares, euros y pesos, mientras otras no tienen con qué comer.

“Es un problema que hay que corregirlo, que hay que eliminar. Lo que pasa es que el clientelismo ha azotado nuestra burocracia, nuestra administración pública. Ahora cada Ministro, cada Director General tiene que identificar todo el que cobra sin trabajar y esas personas hay que ir poco a poco eliminándolas porque no podemos tener gente que no aporte, que no agregue valor al funcionamiento de la administración pública”, expresó.

Aseguró que muchas de esas personas que han cobrado sin trabajar han sido beneficiadas, además, con vacaciones, regalías y que se están indemnizando sin que les corresponda, lo cual será revisado por la actual administración.

“Vamos a revisar, oportunamente, en cuáles instituciones los funcionarios o servidores se indemnizaron indebidamente para que tengan que devolver ese dinero, porque eso no puede ser”.

Dijo que ha recibido informaciones de que por lo menos en tres ministerios el 40 % de los empleados fijos que cobra no trabaja en esas instituciones, además de las nominillas que aún permanecen en muchos organismos públicos, lo cual consideró como una necesidad su eliminación.

“Por ejemplo, antes eran nominillas, se tenían aparte de la nómina normal de los servidores fijos que trabajan regularmente, sin embargo, como una forma de disfrazarlo lo han integrado en la nómina de los fijos”, precisó.

Asimismo, el ministro de Administración Pública afirmó que está a la espera de la solicitud, por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores, de la revisión de la resolución del MAP que autorizó el ingreso a la Carrera Diplomática de 57 funcionarios diplomáticos y consulares, dos días antes de que asumieran las actuales autoridades.

Darío Castillo Lugo aseguró que tras la revisión de la decisión en las áreas sustantivas y las áreas técnicas, lo que esté bien sería validado y lo que no esté sería corregido.

Consideró que las atribuciones de los funcionarios electos y designados llegan hasta el cambio de mando, pero que se estila que las autoridades salientes dejen esos temas sensibles a las próximas autoridades.

El funcionario también se refirió a la reorganización del Estado, a la eliminación de las duplicidades, a la reestructuración del sector eléctrico, al reordenamiento del Estado, al tema de los salarios en el sector público, entre otros.

SANTO DOMINGO.- El ministro de Administración Pública, Darío Castillo Lugo, asumió este lunes sus funciones al frente de ese ministerio que regula el empleo público, y juramentó parte del equipo de trabajo que le acompañará a partir de este 17 de agosto.  

Durante las presentaciones, el ministro puso especial atención a la necesidad de adaptación de la función pública tomando en cuenta los protocolos correspondientes para evitar el contagio por coronavirus.

El funcionario fue recibido por colaboradores del MAP, a quienes saludó de forma sencilla y acto seguido se dirigió a sus oficinas donde recibió el juramento de sus nuevos colaboradores.

Los juramentados son: el viceministro de Fortalecimiento Institucional, Eduardo José Pimentel; Hadeline Matos, viceministerio de Evaluación del Desempeño; Carolina Torrens, viceministra de Función Pública; Sheyla Castillo, viceministerio de Servicios Públicos y Eliezer Nieves, viceministerio de Innovación.

Terminado el acto de  juramentación y presentación, el nuevo ministro se dirigió al edificio Juan Pablo Duarte, donde operan las oficinas del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), órgano rector de la formación y capacitación de los empleados, donde dejó juramentados al director y subdirectora, Cristian Sánchez y Rosa Camila Rivera, respectivamente.

Darío Castillo Lugo vuelve al MAP, luego de 16 años, cuando ocupó la dirección de lo que antes era la Oficina Nacional de Administración Pública (ONAP), en el período 2000-2004. La designación del funcionario está contenida en el decreto 324-20, emitido por el Poder Ejecutivo.

Hoja de vida

Darío Castillo Lugo es un destacado profesional del área docente y administrativa, que ha desempeñado diversos cargos en la administración pública y también privada. Es egresado de la UASD de la carrera Administración de Empresa con maestría en gerencia pública, realizada en la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España.

Igualmente, posee formación especializada en ramas de la administración de personal y técnicas de administración moderna en Psicología Industrial Dominicana.

También ha sido asesor en asuntos de la carrera administrativa para la Cámara de Diputados y el Senado, así como consultor del programa de Apoyo a la Reforma de la Administración Pública (Parme), financiado por la Unión Europea.

Acerca del Ministro.

El Ministro de Administración Pública, licenciado Darío Castillo Lugo, es egresado de la carrera de Administración de Empresas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), con maestría en Gerencia Pública de la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España, y formación especializada en las ramas de administración de personal y técnicas de administración moderna en Psicología Industrial Dominicana. Ha participado en más de 45 reuniones, seminarios y congresos nacionales e internacionales vinculados con los temas de administración de empresas y gestión de recursos humanos, derecho administrativo, reforma y modernización del Estado, administración y función pública, servicio público de carrera, gestión de calidad, política salarial y planificación estratégica, entre otros.

Posee una vasta experiencia como servidor público, ocupando el cargo de Director de Recursos Humanos Académicos en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Director de la Escuela Capacitación del Personal Docente y Administrativo de la UASD, así como diferentes puestos profesionales y directivos en la Corporación Dominicana de Empresas Estatales (CORDE) y en la Oficina Nacional de Administración y Personal (ONAP) -hoy Ministerio de Administración Pública-, donde se desempeñó como Director Nacional en el período 2000-2004.

También, ha sido asesor en asuntos de la Carrera Administrativa para la Cámara de Diputados y el Senado de la República Dominicana, así como  consultor del Programa de Apoyo a la Reforma de la Administración Pública (PARME), financiado por la Unión Europea, para el trabajo de consenso en el Congreso Nacional con la bancada del PRD, respecto al anteproyecto de Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa y Especiales (2006) y para la aprobación del anteproyecto de Ley de Función Pública (2007). Asimismo, fue consultor del Programa de Apoyo a la Reforma y Modernización del Poder Ejecutivo (Pro-Reforma) financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para el Diseño de Estructuras para fines de Integración y Coordinación de Áreas Transversales de la Administración Pública (2006-07).

Igualmente, llevó a cabo una consultoría en la Cámara de Cuentas de la República Dominicana para el Diseño, Implementación y Desarrollo de un Sistema de Méritos para la Administración de los Recursos Humanos (2005-06).

En el área de la gestión municipal, colaboró con la Federación Dominicana de Municipios (FEDOMU), como consultor para la elaboración del Reglamento del Estatuto del Empleado y la Empleada Municipal, y la supervisión de la elaboración de los modelos de Manuales de Organización y de Cargos para Ayuntamientos pequeños, medianos y grandes (2008-10).  Desarrolló, además, una consultoría para la Embajada de Francia en la República Dominicana orientada a la evaluación del estado de los Recursos Humanos de los Ayuntamientos y Juntas Municipales de la Provincia Elías Piña.

Otra consultoría realizada, en el ámbito internacional, fue para el Instituto Centroamericano de Administración Pública, en sus funciones de miembro de la Comisión Calificadora del Premio ICAP a la Investigación en Administración Pública (2008).

Como Director de ONAP (2000-2004), representó al país en importantes encuentros internacionales, como las reuniones de la Comisión de Evaluación del Centro Latinoamericano de Administración Para el Desarrollo (CLAD), la de Funcionarios de Alto Nivel con Tuición sobre los Sistemas de Evaluación de la Gestión Pública y de los Congresos sobre Reforma del Estado y la Administración Pública, llegando a ocupar la posición de tercer vicepresidente del CLAD. También, participó en las reuniones de Directores de Servicio Civil y Recursos Humanos del Istmo Centroamericano organizadas por el ICAP, la reunión de la Red de Gestión y Transparencia del Diálogo Regional de Políticas sobre Gestión Pública del BID, en los foros de Responsables de Servicio Civil Iberoamericanos de la Fundación Internacional para Iberoamérica en Administración y Políticas Públicas (FIIAPP), entre otros eventos de relevancia.

Asimismo, durante más de 18 años fue consultor de diversas empresas privadas en los temas de reorganización, encuestas salariales y recursos humanos, en su rol de Gerente de Consultoría de las firmas consultoras Ingeniería y Productividad (INPROCA) y Campusano & Asociados.

El licenciado Castillo Lugo ha acumulado una amplia experiencia docente como profesor en la materia de administración de personal,  y en el programa de formación de gerencia política, en las principales universidades UNAPEC, UNPHU y UASD, y como charlista invitado para las maestrías en Administración de Empresas Públicas  de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), en Gerencia Pública de la FIIAP, en Gerencia y Políticas Públicas del Instituto Nacional de Administración Pública de España, así como en diplomados sobre gestión municipal en la República Dominicana.

Es importante destacar su rol como Director de Enlace Universitario (1980-82) y de Organización y Ética (1982-84) de la Asociación Dominicana de Profesionales de la Administración (ADOPA).

El Estado dominicano nace con la Constitución de la República, proclamada el 6 de noviembre del año 1844, con la cual surgen las primeras instituciones jurídicas y políticas, encargadas de prestar los distintos servicios públicos a los ciudadanos y de fomentar el bienestar común.

Poco más de un siglo después, en el año 1965, se inicia la historia del Ministerio de Administración Pública, órgano rector del empleo público y de los distintos sistemas y regímenes previstos por la Ley de Función Pública Núm. 41-08, del fortalecimiento institucional de la Administración Pública, y de los procesos de evaluación de la gestión institucional.

Y es que, a los fines de sentar las bases que permitieran la reforma administrativa del Estado, a través del estudio sistemático de las estructuras organizativas y el funcionamiento de las instituciones que conforman la administración pública, así como implantar un régimen de administración de personal basado en el mérito y la profesionalización, el 22 de noviembre del año 1965, mediante la ley Núm. 55-65, fue creada la Oficina Nacional de Administración y Personal, a la cual, por medio del decreto Núm. 878 del año 1967, le fue asignada la función de capacitación de todo el personal del sector público.

En el 1968, con el auspicio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, se elaboró un diagnóstico del sector público que sirvió de punto de partida para que esta institución realizara otros estudios e investigaciones en diferentes organismos que componen la administración pública.

Luego de treinta años de esfuerzos por obtener un instrumento que reivindicara los derechos de los empleados públicos, el 20 de mayo de 1991 se promulgó la hoy derogada Ley núm. 14-91 de Servicio Civil y Carrera Administrativa, la cual sentó las bases para el desarrollo del régimen meritocrático en la Administración Pública.

Un hito en la historia de la Administración Pública Dominicana es la promulgación, el 16 de enero de 2008, de la Ley Núm. 41-08 de Función Pública, que consolida la profesionalización de los servidores públicos, la institucionalidad y la gestión de la calidad en el servicio público. Mediante esta ley, la Oficina Nacional de Administración y Personal se convirtió en Secretaría de Estado de Administración Pública, elevando su nivel jerárquico a órgano de primera categoría.

Además, la Ley Núm. 41-08 de Función Pública incorporó al Instituto Nacional de Administración Pública, como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Estado de Administración Pública, estableciendo bajo su cargo la ejecución, coordinación, seguimiento y evaluación de los procesos de inducción, formación y capacitación del personal de los órganos y entidades sujetos la Ley.

Más adelante, de conformidad con lo establecido en el Art. Núm. 134 de la Constitución Política del 26 de enero de 2010, las secretarías de estado cambian su denominación, y la institución pasa a llamarse Ministerio de Administración Pública, mediante el Decreto Núm. 56-10, del 6 de febrero de ese mismo año.

Desde su creación, el Ministerio de Administración Pública
(MAP) desarrolla las funciones de asesoría y monitoreo en las áreas de organización, procedimientos, administración de personal y capacitación, profesionalización de los servidores, aplicación de modelos de gestión de calidad, y evaluación de la gestión institucional en el sector público, entre otros.

Conversan sobre transición, avances y retos de la formación y capacitación de los servidores públicos en la República Dominicana

El licenciado Darío Castillo Lugo, quien asumirá el cargo de Ministro de Administración Pública a partir del próximo 16 de agosto, visitó en la mañana de este martes a la licenciada Celenia Vidal, Directora del Instituto Nacional de Administración Pública, para tratar asuntos de la transición.
En la reunión, las autoridades intercambiaron impresiones acerca de los trabajos que realiza el INAP para garantizar la formación y capacitación de los servidores públicos, y los diferentes programas que desarrolla esta entidad como son: Servidor Público Digital, Inducción a la Administración Pública, y el funcionamiento de la Red de Entidades de Formación de la Administración Pública (REFA). Asimismo, acerca de los avances en la virtualización de los cursos ofertados, la acreditación de entidades de capacitación y certificación de competencias, y el proyecto de inducción a la municipalidad, entre otros.
Durante su intervención, el lic. Castillo se refirió a la importancia de implementar planes de formación de servidores de Carrera para fines de promoción y ascenso en la Administración Pública, de desarrollar un programa de pasantías en acuerdo con las universidades del país, al rol del INAP como órgano rector de la formación y la capacitación, y a la necesidad de transformar la Administración Pública para adaptarse al contexto actual del Covid-19. 
También, informó que a finales del mes de agosto se llevará a cabo un Seminario de Inducción a la Administración Pública, dirigido a los nuevos titulares de las instituciones públicas.
En su calidad de Ministro de Administración Pública, el licenciado Castillo presidirá el Consejo Académico del Instituto Nacional de Administración Pública, según el Decreto 179-12.

SANTO DOMINGO.- El Ministerio de Administración Pública (MAP) entregó al Poder Ejecutivo la propuesta del Proyecto de Reglamento de la Ley de Carrera Especial Sanitaria.

Ramón Ventura Camejo, titular del MAP, depositó el proyecto acompañado de una comunicación que envió al presidente Danilo Medina, a través de Flavio Darío Espinal, Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, con copia a Gustavo Montalvo, ministro de la Presidencia, en la que afirma que el Reglamento fue elaborado en base a las disposiciones de la ley 395-14 de la Carrera Especial Sanitaria, del 28 de agosto del 2014, y la Ley número 41-08, de Función Pública.

El funcionario asegura que la Ley de Carrera Sanitaria provee la base jurídica específica que permite desarrollar las normas reguladoras de las relaciones laborales entre los servidores públicos pertenecientes a la Carrera Sanitaria y el Estado; y la Ley 41-08 de Función Pública, los principios y disposiciones de aplicación general para todos los servidores públicos.

Ventura Camejo expresó que este momento, además de importante, es muy oportuno para otorgar la debida seguridad y las garantías de derecho a través de la institucionalización y del desarrollo de la Carrera Sanitaria, al personal médico y de salud por su comportamiento idóneo y demostrada vocación de servicio a la ciudadanía, ante la crisis causada por esta peligrosa pandemia del Covid-19.

“El Proyecto de Reglamento de Aplicación de la Carrera Sanitaria constituye un instrumento que permitirá extender el proceso de profesionalización de la función pública hasta los recursos humanos en salud, procurando que en el Sistema Nacional en Salud se apliquen normas legales y reglamentos especiales acordes con las especificidades del sector y los nuevos modelos de gestión de recursos humanos, necesidad que se hace impostergable”, expresa Ventura Camejo en la carta al Presidente.

Entre los objetivos del Reglamento se encuentran el desarrollar las normas, subsistemas técnicos y procedimientos relativos a la gestión de los Recursos Humanos en Salud, así como viabilizar la aplicación de los derechos y obligaciones que rigen la relación de los recursos humanos de la salud con el Ministerio y las demás instituciones del Sistema Nacional de Salud, según lo previsto en el marco legal del sector público y del sector salud.

También, impulsar el desarrollo profesional y contribuir a un mayor nivel de estabilidad laboral en el Sistema Nacional de Salud, contribuir al fortalecimiento de los procesos de cambios en el Sistema de Salud, creando las condiciones que permitan satisfacer las necesidades de salud de la población, y contribuir al fortalecimiento de los procesos técnicos para elevar la calidad y la efectividad del trabajo en salud en los distintos ámbitos.

El artículo 4 del Reglamento establece que las disposiciones y normas del mismo son aplicables a todos los Recursos Humanos en Salud que desarrollan actividades sanitarias en las instituciones públicas pertenecientes al gobierno central y en instituciones descentralizadas y autónomas, en las áreas de regulación, gestión clínica y administrativa, provisión, docencia, investigación y comunitaria, en todo el territorio nacional.

Mientras que excluye a los Recursos humanos en salud con cargos de libre nombramiento y remoción, a militares y policías, a quienes ejerzan cargos de confianza, a quienes desempeñan cargos administrativos que no correspondan a actividades sanitarias, a quienes ostenten cargos de Estatuto Simplificado, y a los de nacionalidad extranjera.

Asimismo, explica que quienes hayan estudiado en el exterior, para ingresar a la carrera sanitaria deberán realizar previamente el proceso de reválida y homologación de los títulos, cumplir los requisitos de colegiación profesional, si aplica, y cumplir los requisitos de ingreso a la carrera sanitaria, según lo establecido en la Ley No. 365-14, de carrera Especial Sanitaria y en el presente reglamento.

Además, establece que los órganos responsables de la administración del sistema de Carrera Especial Sanitaria son, el Ministerio de Salud Pública, en su condición de órgano rector del sector Salud, el Servicio Nacional de Salud, la Oficina de Recursos Humanos del Ministerio de Salud Pública, la Oficina de Recursos Humanos del Servicio Nacional de Salud, las Oficinas de Recursos Humanos de los Servicios Regionales y las Oficinas de Recursos Humanos de las Direcciones Provinciales de Salud.

Precisa que el Ministerio de Salud Pública es responsable de trazar los lineamientos internos que aseguren el éxito en la implementación de la Carrera Sanitaria y que las Oficinas de Recursos Humanos del Ministerio de Salud Pública, del Servicio Nacional de Salud, y de los Servicios Regionales y de las Direcciones Provinciales, son los órganos y unidades responsables de ejecutar, en sus ámbitos de competencia, los subsistemas técnicos de gestión de personal, con miras a la concreción de la Carrera Sanitaria.

SANTO DOMINGO.- El Ministerio de Administración Pública emitió una resolución en la que establece los lineamientos para la implementación de la modalidad del teletrabajo en los entes y órganos de la Administración Pública.

En la resolución Núm. 130-2020 firmada por Ramón Ventura Camejo, titular del MAP, presenta un reglamento en el que se establecen las condiciones mínimas que deben regir las relaciones laborales que se desarrollen mediante el trabajo a distancia, no presencial, impuesto por la incidencia del Covid-19.

La decisión precisa que el teletrabajo no afectará las condiciones de los servidores, que mantendrán los mismos derechos, beneficios y obligaciones que quienes desarrollen sus funciones en las instalaciones físicas de conformidad con la Ley 41-08, al tiempo que tendrán la misma oportunidad de acceso a la carrera administrativa, de formación y profesionalización que los servidores presenciales, así como la misma jornada de trabajo.

También, que los servidores deberán mantenerse localizables durante toda la jornada laboral, participar en las jornadas para las que han sido convocados, cumplir con los criterios de medición, evaluación y control determinados en el acuerdo de teletrabajo, guardar confidencialidad respecto a la información propiedad de la Administración, participar en los programas de formación y capacitación en materia de teletrabajo.

En tanto que los entes y órganos de la Administración Pública deberán proveer y garantizar el correcto funcionamiento de los equipos y programas utilizados en el teletrabajo, capacitar al servidor para su adecuado uso, informar sobre el procedimiento de las normas y directrices relacionadas con salud y seguridad en el trabajo, entre otras.

El acuerdo de teletrabajo deberá contener la condición de servicio con la modalidad del teletrabajo, la tarea asignada a ejecutar, los medios tecnológicos requeridos en cuanto a conectividad, software, hardware y telecomunicaciones, los mecanismos de comunicación a utilizar y por medio de los cuales se mantendrá el contacto, los días en que ejecutará el trabajo, las responsabilidades y prohibiciones, entre otras.

La medida del MAP también establece que el teletrabajo es voluntario, tanto por parte del servidor como de la administración y que se regirá por un acuerdo entre las partes, un “acuerdo de teletrabajo”, aclarando que quienes asuman desde su ingreso esta modalidad podrán solicitar un análisis de su situación para pasar a trabajo presencial.

Mediante el artículo 4 se crea la Comisión de Teletrabajo de la Administración Pública como una instancia técnica designada por el o la titular de MAP para liderar la implementación de la modalidad del teletrabajo en la Administración Pública. Estará conformada por el viceministro (a) de la Función Pública del MAP, quien la coordinará en representación del ministro; de un representante de la Oficina Presidencial de Tecnologías de la Información y Comunicación (OPTIC) y un representante del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).

Además, crea las Comisiones Institucionales de Teletrabajo en las instituciones y órganos de la administración pública que serán el enlace con la Comisión de Teletrabajo de la Administración Pública y velarán por el correcto cumplimiento del teletrabajo en sus respectivas instituciones. Estarán conformadas por los Responsables de Recursos Humanos, de Tecnología de la Información y la Comunicación, de Administración y Finanzas y un representante de la Asociación de Servidores Públicos (ASP).

El documento emitido por el órgano rector de la Administración Pública define teletrabajo como relación de carácter laboral no presencial, total o parcialmente, por tiempo determinado, o de manera indefinida, fuera de las instalaciones físicas de los órganos y entes de la Administración Pública y mediante el uso de las tecnologías de información y la comunicación.

Asimismo, la resolución considera cuatro modalidades de teletrabajo, que son:  el de forma completa o total, el de forma parcial, el temporal y teletrabajo móvil, que es cuando el personal realiza sus funciones de manera itinerante, sea en el campo o con traslados constantes y usando equipos móviles fácilmente transportables.

 SANTO DOMINGO.- El Ministerio de Administración Pública (MAP) puso en circulación el libro “Monitoreo de la Administración Pública: La Experiencia del MAP de la República Dominicana 2004-2019”, de la autoría del prolífico escritor y sociólogo dominicano, Danilo P. Clime.

En esta nueva obra, de casi 300 páginas, el autor recoge el trabajo realizado durante los últimos 15 años en el MAP por la institucionalización, la modernización del Estado y la profesionalización de la Administración Pública, como lo explicó al inicio de la actividad.

La puesta en circulación fue un acto virtual, efectuado la mañana de este jueves 6 de agosto, en el que participó Ramón Ventura Camejo, titular del MAP; Gianluca Grippa, embajador de la Unión Europea en el país; Francisco Velásquez, secretario general del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), y Alexander López, director general del Instituto Centroamericano de Administración Pública (ICAP).

Durante el acto, Ramón Ventura Camejo sostuvo que al asumir sus funciones lo primero que se preguntó fue cómo tener una administración que satisfaga las necesidades y expectativas de los ciudadanos, para lo cual se centró en la mejora de la calidad de vida de la gente a través de la mejora de los servicios públicos, lo que lo condujo a trabajar en la transformación de la mentalidad de los funcionarios, en la profesionalización de los servidores públicos, y en la elaboración de planes operativos y estratégicos.

“Eso sólo es posible creando una cultura de la calidad, enfocando los procesos, con un liderazgo participativo, con un personal competente, para lo cual tuvimos que recurrir al mérito, pues no puede lograrse una administración eficiente sin el uso de la tecnología de la información y la comunicación, de ahí surge el SASP, el SISMAP y otras herramientas”, expresó.

Agregó que el personal competente tiene que ser actualizado, por lo que llegó a acuerdos con la Escuela Nacional de Administración, de Francia, la Universidad de Salamanca, la Unión Iberoamericana de Municipalistas, UTESA, PCMM y la UASD, entre otras academias del exterior y del país.

Asimismo, Gianluca Grippa dijo que la publicación contiene los grandes avances de la administración pública de la República Dominicana en los últimos 15 años y de los cuales la Unión Europea ha sido un compañero de viaje y socio de estos logros que evidencian la evolución de este sector en el campo legal, la adopción de una cultura de la calidad, de las cartas compromiso al ciudadano, del aprovechamiento de la plataforma digital y de otras herramientas utilizadas por el MAP para impulsar el proceso de modernización de la administración pública.

Felicitó a Ramón Ventura Camejo, ministro de Administración Pública, por liderear la transformación de la institucionalidad de la República Dominicana, por su presencia constante en eventos internacionales relativos a la administración pública y por dejar la base para el desarrollo presente y futuro del país en este campo.

Mientras que el secretario general del CLAD, el español Francisco Velásquez, al resaltar los contenidos del libro en relación a la labor desarrollada por el MAP, se refirió al liderazgo de Ventura Camejo para lograr esos avances; liderazgo que sobrepasó la parte institucional, para extenderse al ámbito local, estatal o nacional y llegando a lo internacional, “convirtiéndose en una referencia en los organismos internacionales, para Iberoamérica y el mundo, pues ha colaborado con todos, ha abierto las puertas a todos y ha solicitado y obtenido la asistencia de todos. Es un ejemplo de la colaboración y el trabajo con esto organismos”.

Afirmó que durante estos tres lustros la administración pública ha sufrido un cambio radical, al pasar de una pequeña dependencia, como fue la Oficina Nacional de Administración y Personal (ONAP), al Ministerio de Administración Pública, una institución con un crecimiento exponencial tanto a nivel cualitativo como cuantitativo y cuya presencia es esencial en la administración pública de la República Dominicana.

En tanto que Alexander López, director del ICAP sostuvo que “el desarrollo institucional de la República Dominicana en los inicios de este siglo estará marcado por el enorme trabajo de Ramón Ventura Camejo y su equipo ministerial y todo lo que han aportado en los procesos de fortalecimiento institucional, de mejoras continuas y el contagio del que ha impregnado a todos por el respeto, la pasión, la entrega, la vocación con la que ha afrontado su tarea”.